Denuncian insultos machistas de un árbitro: “Las mujeres no tendríais que jugar al fútbol”, pero él lo niega

Las jugadoras del Crevillente, durante un partido.

El Crevillente femenino, que milita en la Primera Regional de Valencia, denunció este lunes a través de sus redes sociales graves insultos machistas por parte del árbitro que dirigió su encuentro ante el SPA Alicante del pasado fin de semana, aunque el colegiado lo niega.

El club lamenta profundamente lo ocurrido y cita ejemplos exactos de los improperios emitidos por el colegiado: “Nenazas, que se termina ya esta mierda. Dais vergüenza, las mujeres no tendríais que jugar a esto”, llegó a decir.

En declaraciones a Efe, el entrenador del equipo, José Antonio Candela, cuenta que el árbitro comenzó a sacar tarjetas por protestar pero que él mismo desconocía por qué: “Mis chicas estaban descentradas y ofendidas. Yo veía que les sacaba tarjetas por protestar pero no sospechaba el motivo”, dijo.

El árbitro, que responde a las iniciales D.A.M.G amenazó con suspender el partido debido a la indignación de las jugadoras, y ellas respondieron que avisarían a la Guardia Civil.

El club ha pedido a través del comunicado las disculpas públicas del árbitro e insta a la Federación de Fútbol de la Comunidad Valenciana a que tome medidas. 

La tensa espera a João Félix

Simeone admite que la responsabilidad del bajo rendimiento del luso es suya y le invita a disfrutar para salir del bache

Eibar - Atletico

Señalado por su bajo rendimiento, acusado de individualista y sufridor de vacíos y también de chanzas por una parte del vestuario sobre los últimos premios que ha recibido (Golden Boy, mejor jugador europeo de 20 años, y Globbe Soccer, jugador revelación), João Félix vive en un avispero. Su caso aglutina todas las mechas cortas que incendian equipos y clubes por igual. Fue el fichaje más caro (127 millones de euros) de la historia del Atlético; llegó con el aura de ser uno de los grandes talentos emergentes del fútbol europeo; ha tenido episodios de desobediencia hacia Diego Pablo Simeone y su carrera la dirige un agente influyente, Jorge Mendes, convencido de que todo lo que no sea jugar de segundo delantero es despreciar a su representado.

En ese ambiente irrespirable vive João Félix. El asunto es delicado porque el suyo es la clase de enquistamiento que puede derivar en un pulso imparable que acabe por poner al club en la peor de las disyuntivas: o el chico o el entrenador. Simeone tuvo que responder este viernes varias preguntas sobre João Félix. Contestó con la tranquilidad del futbolista y entrenador curtido en cientos de episodios similares. No dudó en asumir la responsabilidad en las bajas prestaciones que hasta ahora ha ofrecido el joven delantero luso. ¿Qué responsabilidad tiene como entrenador del bajo rendimiento de João Félix?, le preguntaron. “Toda. Como la de cualquier futbolista del Atlético de Madrid, nosotros somos los que nos tenemos que ocupar para encontrar su mejor versión y su mejor lugar para que pueda explotar sus características”, contestó Simeone, que prosiguió: “No me manejo de una manera diferente con João que con Lodi, con Herrera, con Koke, con Saúl… Buscamos siempre ocuparnos y preocuparnos para que jugadores que tienen características y potencialidad les sirvan al club y al equipo. Estamos en camino con él, como con Lodi, que son más jóvenes, para que crezcan”.