El Levante sufre con nueve para clasificarse en los penalties

El Sevilla resuelve con solvencia en Escobedo, De Tomás se estrena con gol para el Espanyol y el Depor cae por penaltis ante Unionistas

Teto trata de despejar la pelota ante Orellana.

El Cacereño-Eibar acabó entre lágrimas, con un gol que nadie celebró, y el capitán del equipo extremeño desolado. Alberto Delgado tuvo la oportunidad, en el minuto 92, de completar la sorpresa frente a un Primera División. Le hubiera supuesto el premio gordo de jugar frente a un equipo de Champions en la siguiente ronda. Lanzó una falta al borde del área en la última ocasión de su equipo. El disparo se estrelló en la barrera. Bajó rápido a defender el contragolpe armero que condujo Orellana, que centró desde la izquierda. Entonces, Delgado, en su intento de despeje, coló el balón por la escuadra de su portería y le dio el triunfo al Eibar. Ni siquiera se sacó de centro. Los jugadores eibarreses no se abrazaron; trataron de consolar al rival, que había hecho méritos y se adelantó con un remate de Marcos Tores en el minuto 64. Mendilibar reaccionó poniendo en el campo a Pedro León y a Sergi Enrich. El primero arregló el problema mayor con un zapatazo desde fuera del área, inalcanzable para Bernabé; el segundo pudo resolver en una contra, pero cuando se marchaba solo, fue agarrado por Carlos Daniel, que solo vio la tarjeta amarilla. Y en el descuento llegaron las lágrimas por un destino cruel. El Eibar pasa, pero con el susto en el cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *