¿Puede despedir el Málaga CF a Víctor Sánchez del Amo por un vídeo sexual grabado en la intimidad?

La ley laboral establece estrictas condiciones para que un club pueda sancionar a jugadores o entrenadores profesionales por actuaciones o conductas extradeportivas

victor sanchez del amo

La suspensión temporal de Víctor Sánchez del Amo como entrenador titular del Málaga CF por aparecer en un vídeo de índole sexual ha provocado un gran revuelo. La decisión, que ha sido anunciada después de conocerse la existencia de la grabación, deja temporalmente fuera del banquillo al técnico por un asunto que está siendo investigado por la policía. Él mismo denunció la filtración por constituir un delito contra su intimidad, y ha manifestado estar siendo víctima de acoso y extorsión. Todo esto ha generado un intenso debate sobre hasta qué punto pueden los clubes tomar medidas por las conductas extradeportivas de sus empleados.

Conductas extradeportivas

En primer lugar, los deportistas profesionales, como el técnico del equipo boquerón, tienen relación laboral con sus clubes. En este sentido, además del Estatuto de los Trabajadores, y debido a la singularidad de su trabajo, se les aplica una norma especial, un decreto del año 1985, que les reconoce una serie de derechos y obligaciones.

Los jugadores o personal técnico están sometidos a la disciplina del club, que puede castigarles por incumplimientos contractuales tales como faltas de asistencia a los entrenamientos. Sin embargo, el artículo 17.2 del decreto prohíbe expresamente sancionar a los profesionales por actuaciones o conductas extradeportivas “salvo que repercutan grave y negativamente en el rendimiento profesional del deportista o menoscaben de forma notoria la imagen del club o entidad deportiva”. Solo en estos dos casos podrán tomar medidas disciplinarias contra el jugador, explica el abogado laboralista Pere Vidal.

Según el letrado, la situación laboral de Sánchez del Amo no puede verse perjudicada por la difusión no consentida de un vídeo íntimo. Si, como parece, se trata de una grabación realizada en un ámbito estrictamente personal y filtrada de manera ilícita, no podría utilizarse para justificar ninguna sanción. “Sería una prueba ilícita”, afirma, por lo que podría solicitar la nulidad, si llegara el caso, de su despido ante los tribunales laborales. La ley considera nulos los ceses que se producen vulnerando los derechos fundamentales del trabajador, en este caso, su intimidad. Ello significaría que el club sería sancionado con la readmisión del técnico y una muy posible indemnización por el daño moral que le hubiese ocasionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *