Roma, Liverpool, Arabia, el viacrucis de Valverde

La temporada del técnico, lastrada por los pasados fiascos europeos, ha transcurrido entre un sinfín de problemas

Messi, tras el descalabro de Anfield.

Las turbulencias zarandearon la tercera temporada de Ernesto Valverde como entrenador del Barcelona desde antes ya del despegue. El lastre se acumuló desde mayo, tras la eliminación de las semifinales de la Liga de Campeones, con el desplome ante el Liverpool (4-0 después de haber vencido por 3-0 en el Camp Nou), y la derrota en la final de la Copa ante el Valencia (2-1). Dos fiascos en tres semanas, con el agravante de que el de la Champions sobrevino tras el varapalo de un año antes, en los cuartos de final, en Roma, donde el equipo azulgrana quedó petrificado y encajó un 3-0 que hizo inútil el 4-1 de la ida.

El barcelonismo buscó una cabeza de turco y la de Valverde estuvo en la diana. Ganó una Copa y las dos Ligas desde que relevó en 2017 a Luis Enrique, pero todo llevaba a pensar en primavera que no iba a disfrutar de la renovación del contrato que firmó en febrero. Aquel compromiso, hasta junio de 2020, incluía una opción de prórroga por otra temporada que hubiera ligado su final con el del presidente Josep Maria Bartomeu, ya que en 2021 se celebran comicios y no puede aspirar a la reelección, y también con el de Messi, que firmó hasta ese año, aunque, en su caso, con la prerrogativa de adelantar su adiós a junio de 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *